jueves, 12 de marzo de 2015

Mascotas y Vía Pública: un problema con solución


La problemática con los animales de compañía es evidente y los partidos políticos no podemos obviarlo ni dejarlo pasar. Para hacerle frente de la mejor forma posible debemos partir de una posición de RESPETO:

RESPETO a esos ciudadanos que tienen mascotas, lo cual es legítimo e incluso recomendable, así como RESPETO para las personas que no las tienen y están en su perfecto derecho de exigir una ciudad limpia y libre de deposiciones.

Seamos realistas. Es muy difícil, prácticamente imposible controlar la vejiga de un perro a la hora de orinar, por lo que en un gran número de situaciones resulta inevitable que orinen en lugares donde no deben cuando salen a pasear. Sin embargo SÍ es perfectamente posible recoger los excrementos, las cacas, a través de bolsas que luego se depositan en las papeleras correspondientes. Esta acción ya no corresponde al animal sino a la persona y aquellos que no lo realizan es, simple y llanamente, porque no les da la gana.

Desde toda la vida se ha convivido con animales domésticos, por lo que este problema no es ni mucho menos nuevo. Sin embargo en la actualidad está suscitando muchas más quejas de lo habitual. ¿Por qué? Pues porque desde el Ayuntamiento se ha venido mirando hacia otro lado, ignorando el problema y haciéndolo así cada vez más grande y preocupante.

Sensibles con la situación, en el PARTIDO DE ELCHE comprendemos las protestas vecinales que nacen de lo antihigiénico que resultan para la ciudad estas deposiciones orgánicas, pero también apoyamos a los propietarios de estas simpáticas mascotas, que llegan incluso a formar parte real de las familias con las que conviven. Por todo ello, y a sabiendas de que es un problema que jamás se podrá solucionar de manera definitiva, sí creemos en cambio que se puede MINIMIZAR de forma efectiva, hasta el punto de dejar de ser una preocupación generalizada. Para ello incidiríamos en las siguientes pautas:


1º.- Campañas de CONCIENCIACIÓN: Incidir en que la ciudad es de todos y, por tanto, debemos contribuir a cuidar más y mejor de ella. Se debe tratar de evitar por todos los medios que las mascotas orinen en calles y esquinas, así como que los dueños recojan las deposiciones de sus canes aun estando en zonas habilitadas para ello. De igual modo que limpiarían si estuvieran en sus casas han de hacerlo también en la calle. Es una cuestión de sentido común que no admite discusión alguna.

2º.- Incremento de LIMPIEZA en las calles: Cuestión que atañe directamente al Ayuntamiento en sus servicios básicos municipales. Dicen que no es más limpio el que más limpia sino el que menos ensucia. Sin embargo debemos ensuciar poco y aun así limpiar todavía más. Especialmente aumentando la frecuencia de baldeos en calles, los cuales en esta última legislatura han brillado por su más absoluta ausencia. El agua elimina los restos de orina en aceras, fachadas, esquinas y en nuestra ciudad no abunda la lluvia. Por eso necesitamos más cubos de agua. Muchos más.

3º.- Determinar un RÉGIMEN SANCIONADOR y aplicarlo a rajatabla: Especialmente con esas personas, dueños de mascotas, que no recogen las deposiciones de sus perros. Para ello sería conveniente incrementar la vigilancia, sobre todo en parques y jardines, y “tocar” el bolsillo del infractor en una cantidad lo suficientemente importante como para que se replantee la posibilidad de no volverlo a hacer, ya que estamos convencidos de que nadie llegará a ser multado una segunda vez, y más que nada por la cuenta que le trae. 

En esta dinámica sería cuestión de semanas, como mucho meses, que las deposiciones orgánicas de los perros en calles se redujera como mínimo en un 70 u 80%, redundando por tanto en beneficio de una ciudad más limpia, higiénica y sostenible, y armonizando la convivencia entre vecinos, con y sin mascotas, así como los propios animales domésticos en sí.

Es responsabilidad de las instituciones, en este caso Ayuntamiento, coordinar acciones que resuelvan problemas o conflictos surgidos de la mera convivencia con las mínimas restricciones. No se puede imponer un bando que prohíba los animales de compañía y desde luego tampoco queremos hacerlo, más bien al contrario. Sin embargo sí podemos y debemos extremar medidas que confluyan en una mejor cohabitación de los ciudadanos, partiendo del respeto y tolerancia debidas frente a todas las conductas, comportamientos y sensibilidades posibles, entre ellas las de las mascotas.


Twitter: @PartidodElche
Facebook: Partido de Elche

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...